Cuidado de la prenda

Para guardar la prenda, siempre en el armario más fresco, debemos introducirla previamente dentro de una funda de tela para que la piel pueda transpirar.

En caso de que haya entrado en contacto el agua y se haya mojado cuélguela en una percha para que se seque a temperatura ambiente.

Una vez seca también puede ser conveniente peinarla con una peine de pua metálica, levantado suavemente la piel.

Debemos evitar el uso habitual de ciertos bolsos que por la correa deterioren la piel. También observaremos con cuidado el uso de perfume u otros productos químicos que no benefician la piel natural.

Para mantener tu abrigo de piel limpio, evita ponerte perfumes y lociones cuando lo usas. Además los perfumes con alcohol pueden causar que los pelos de la piel se sequen y se rompan.

Es conveniente sacar los abrigos de piel cuando el ambiente es húmedo en la calle, pues al ser una prenda natural se necesita de esta humedad para que la piel no se reseque, recuerda que las prendas de piel no son un chubasquero pero no importa que se mojen, dejándolas secar por medios naturales y nunca exponerlas a una fuente de calor

Si quieres lavar la prenda dirígete a tintorerías especializadas en limpieza de piel.